III Asamblea Diocesana de Pastoral - Cartago

12:15 p.m. / martes 30 de junio de 2015

Johnny Sánchez | Kerigmadigital@gmail.com

Con la emoción y fuerza de Nuestro Señor Jesús, el pasado jueves 25 de junio de 2015, se inició la III Asamblea Diocesana de Pastoral en Cartago, abriendo el paso a la historia de la Iglesia y de la Provincia.

 

Ya desde la 1:30 p.m. se veía el movimiento en el Salón Pastoral de Los Ángeles, mientras las casi 200 personas convocadas, entre sacerdotes, religiosos y laicos, empezaban a reportar su asistencia; sin faltar los reencuentros alegres entre hermanos y amigos.

 

A la hora exacta, el Padre Donald Solano, inició con una excelente motivación, en la cual se mostró la similitud de la multiplicación de los panes de Jesús con la Asamblea que se iniciaba; explicando que lo principal a tomar en cuenta es que Jesús está en medio de todo el actuar de la Iglesia, y que se necesitan acciones inmediatas, para resolver el desafío del hambre de tantas personas (necesidades urgentes de la diócesis) ante tan limitada cantidad de comida (falta de respuesta oportuna de la Iglesia), por lo que se deben ejecutar acciones concretas como sentarse, agruparse en pequeños grupos (Definir las principales Líneas de Acción) para repartirles el pan multiplicado por Jesús (acciones concretas).

Después los asistentes pasaron a la Basílica de Los Ángeles para compartir con alegría la Misa de Inauguración de la Asamblea, donde los Sacerdotes Foraneos de cada una de las Vicarías hacían una petición inicial, mientras un laico representante, trasladaba la Luz por el centro del Templo hasta llegar al Altar, mostrando como nuestro Dios iluminará el camino de cada Vicaría.

Entrada de Velas por Vicaría

Luego vino la preciosa procesión de entrada, donde se resaltaba la Palabra de Dios, seguida de la gran cantidad de sacerdotes de toda la diócesis y por supuesto, el Obispo de Cartago, Monseñor José Francisco Ulloa Rojas.

 

La bella celebración fue transmitida por radio a través de Radio La Negrita y Radio María de Costa Rica, por lo que no dudamos de que muchos vivieron con intensidad este momento tan esperado.

Al retornar al Salón Pastoral, el Padre Donald Solano explicó la metodología a manejar, los alcances de la Asamblea y otras generalidades que facilitaran el correcto desarrollo de todo el trabajo a realizar; seguido de un recorrido por todo lo logrado durante estos primeros 10 años de la Diócesis de Cartago, lo cual estuvo a cargo de Monseñor José Francisco, aprovechando para mostrar ¿qué hemos hecho? ¿dónde estamos? y ¿hacia dónde vamos?; lo cual sirvió de inspiación para contribuir en esta hermosa Diócesis.

Procesión de entrada - Misa de Inauguración

Coro Carpio animando en tiempos libres

El viernes y sábado se continuó en las instalaciones de Centro Salesiano Santo Domingo Savio, donde se expusieron diversos temas, para poder ubicarnos en la realidad que vivimos dentro de nuestra Diócesis, tanto en el campo pastoral (Pbro. Ronald Alfaro), analizando la Sintesis Pastoral de la Diócesis de Cartago; como en el ambiente social (M Sc Amilar Mora) quien enfocó los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), de la Universidad de Costa Rica y otros.

Además el Pbro Jorge Eddy Solórzano, explicó claramente la importancia de cada una de las 4 dimenciones pastorales (Kerigma, Litúrgia, Servicio y Comunión) y su estrecha relación en todos los ámbitos de los grupos eclesiales.

 

El Pbro Roy Solano expuso los detalles de la Nueva Evangelizacion en nuestra época, dándole más sentido al trabajo pastoral que la Iglesia brinda y aumentando el sentido de corresponsabilidad pastoral; resaltando la importancia de mostrar que estamos realmente convencidos de que Dios nos ama y que es Vida, para poder transmitir su mensaje.

 

No hay duda de que el Espíritu Santo actuó a través de cada uno de los expositores, de forma tal que permitió un trabajo conjunto para llegar a las metas propuestas y dar las herramientas necesarias para el trabajo pastoral de los próximos 5 años.

Realmente fue una experiencia muy linda para todos, pero principalmente para los laicos, pues al ser tomados en cuenta para cada una de las decisiones que se llevaron a cabo en los trabajos grupales y los plenarios, lograron hacerlos sentirse parte integral de la Iglesia y coayudantes del Plan de Dios.

 

Por todo lo mencionado en este pequeño artículo, podemos tener certeza de que no simplemente se lograron objetivos, ni tampoco se logró una simple reunión de personas, sino que realmente se vivió una experiencia cristiana de calidad; donde los Objetivos alcanzados, la unión de la Iglesia, la conciencia de las necesidades diocesanas y asumir los desafíos de manera contundente, son parte de los frutos que nos dejó nuestro Señor; reflejando el cumplimiento del lema (¡Quédate con Nosotros!) al sentir en cada momento su Presencia en todos los participantes.

Momento de la Consagración durante las Misas de la Asamblea.